h1

4. El deseo y el placer

EL DESEO Y EL PLACER

José María Bedoya Bergua

“El objeto del deseo es lo agradable”
(Hê gar epithymia tou hêdeos estin)
Aristóteles, De las partes de los animales.

Sobre el pensamiento que encabeza el texto todos estamos de acuerdo, hombres y mujeres. Pero también Aristóteles en su Ética nicomaquea, daba tres ejemplos de “placeres comunes”: la alimentación, la bebida y, para los jóvenes y los hombres en la plenitud de la edad, el “placer del sexo”. En este otro pensamiento sobre el placer, también todos los hombres han estado y siguen estando de acuerdo y cuando se usa la expresión “el deseo”, se sigue asociando con impulso sexual y se establece inmediatamente una equivalencia con la sexualidad masculina.

Como entonces, poco o nada hay sobre las mujeres, y siguiendo a Aristóteles, se sigue pensando: «la hembra en tanto hembra, es un elemento pasivo y el macho en tanto macho, un elemento activo». Desde entonces se considera que las mujeres no poseen un impulso sexual propiamente dicho y que sus sentimientos sexuales son de carácter más difuso y sutil.

El impulso masculino, en cambio, siempre se ha descrito de manera explícita y con adjetivos reservados para describir los fuegos artificiales del final de las ferias y verbenas. Es explosivo y se le compara con una bomba de relojería con una mecha muy corta, con un fuego incontrolable o con el disparo de un cartucho de dinamita. Además se piensa que es un instinto autónomo que escapa al autocontrol y está siempre impulsado hacia la búsqueda de una descarga.

el-deseo-y-el-placer

José María Bedoya Bergúa: Médico, Ginecólogo.

Anuncios

One comment

  1. […] 4: EL DESEO Y EL PLACER José María Bedoya Bergua. Médico, […]



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: