h1

0. Presentación

José Ángel Lozoya / José María Bedoya

En el Movimiento de Hombres por la Igualdad (antisexistas, o profeministas), nos hemos lamentado con frecuencia de lo poco que escribimos, y de lo necesitados que estamos de un discurso propio, que explore los diferentes temas y aporte una opinión sobre lo que está pasando en distintas parcelas de la vida cotidiana.

Nos consolábamos diciendo que éramos pocos, y que las prioridades habían venido marcadas por la urgencia de la reflexión autocrítica, la solidaridad con las reivindicaciones de las mujeres, el desarrollo de formas embrionarias de organización (grupos, asociaciones, foros…) o el impulso de experiencias desde las instituciones; un conjunto de experiencias que nos han permitido ir tomando conciencia de ser un colectivo que entra en ruptura con el modelo masculino tradicional.

Quizás fuera lo que había que hacer, y por eso lo poco que hemos escrito ha sido casi siempre para preparar nuestra participación en eventos impulsados por el Movimiento de Mujeres (jornadas…) en los que se ha requerido nuestra participación. Esta demanda nos ha obligado a escribir y desarrollar temas que de otro modo hubiéramos tardado más en abordar, y nos ha permitido producir cierta elaboración teórica que, en general, ha tenido escasa difusión o sigue inédita.

Lo bueno de esta situación es que cada cosa que hemos dicho públicamente ha pasado por el filtro del sector del Movimiento de Mujeres que estuviera presente en el lugar de nuestra exposición, aunque a veces nos hayamos limitado a decir con voz de hombres lo que ellas ya habían dicho antes y mejor. En cualquier caso, al hacerlo hemos contribuido a validar su discurso ante el conjunto del colectivo masculino. Por otro lado, el problema ha sido que no hemos escrito prácticamente nada sobre aquellos temas que ellas no nos han demandado.

Es por ello que cada vez resulta más evidente la necesidad de publicar, pero sobre todo de hablar y discutir, sobre aquellos temas que aún dominamos menos, asumiendo el riesgo de equivocarnos. Un discurso masculino tendría que incorporar tanto el análisis de las resistencias que como hombres presentamos frente al cambio, como la crónica de aquellos cambios que sí estamos realizando. En cualquier caso, construyendo nuestra propia lectura de género, que no podemos esperar del feminismo, sobre aquellos fenómenos que nos afectan específicamente; ésta ha de ser nuestra aportación como hombres sensibilizados a la lucha por la igualdad.

La igualdad requiere una actitud de lucha permanente contra el sexismo propio y el ajeno, y exige una alianza estratégica con el feminismo, en busca de una sociedad igualitaria en la que ellas y nosotros gocemos de los mismos derechos, las mismas oportunidades e idénticas responsabilidades.

En ambos campos, el de la realidad y el del deseo, a los hombres por la igualdad nos toca convencer al conjunto del colectivo masculino de la necesidad de implicarse en la construcción de un futuro compartido con las mujeres, de renegar de los mandatos sexistas asociados a la masculinidad, y de reconocer las ventajas del cambio para los propios hombres.

Esta responsabilidad exige la formulación de mensajes capaces de conectar con la mayoría de los hombres, junto a discursos más elaborados que orienten nuestro trabajo. Con esto ayudaremos a superar la desconfianza de los sectores del Movimiento de Mujeres que ven al incipiente Movimiento de los Hombres por la Igualdad con tanta esperanza como temor: la esperanza de que se esté produciendo un cambio real en los hombres, y el temor de que pueda ser sólo la vanguardia de una nueva forma de perpetuar el sexismo.

Texto completo. presentacion

2 comentarios

  1. […] rechazamos el proyecto de la dominación masculina heterosexista. Es un proyecto que han coordinado Jose Ángel Lozoya y José María Bedoya, quienes lanzan la idea a los principales activistas en España de traducir a cualquier hombre […]


  2. […] rechazamos el proyecto de la dominación masculina heterosexista. Es un proyecto que han coordinado Jose Ángel Lozoya y José María Bedoya, quienes lanzan la idea a los principales activistas en España de traducir a cualquier hombre […]



Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: